El malabarismo tiene desde tiempos inmemoriales un lugar distinguido entre las distracciones de la monótona existencia humana. Aunque ciertamente antes no existía una palabra para nombrar al malabarismo, éste se describía con una frase descriptiva.

 

En las últimas décadas el malabarismo ha crecido enormemente, a lo largo del mundo una cantidad enorme de personas lo practican, la cantidad y diversidad de “juguetes” que se fabrican también ha crecido contundentemente, así como los estudios científicos sobre los beneficios que pueden desarrollarse a través de su práctica. Existen una Asociación Internacional de Malabaristas desde 1947 (IJA), así como otras de fundación más reciente. Desde 1950 se celebran convenciones de malabaristas y hay competiciones deportivas desde los 60’s.

La palabra Juglar se refiere a un profesional del entretenimiento (que es, entre otras cosas, malabarista). De las palabras latinasjaculator (el que lanza o arroja algo) y joculator (bufón), deriva el francés antiguo Joglar, y de allí evoluciona al francés Jongleur, al inglés Juggler, al italiano Giocoliere. Si bien en otros idiomas la palabra permaneció igual y su significado evolucionó hasta su sentido actual, el castellano Juglar continuó haciendo referencia al sentido antiguo. Para referirse al arte de manipular y lanzar objetos al aire alternativamente evitando que caigan al suelo, en español y en portugués se usa una palabra completamente diferente.

 

Malabar es una región del sur de la India. La versión más ampliamente aceptada sobre el origen de “malabarismo” es que en esa zona se practicaban ciertos “juegos” lanzando objetos al aires y recibiéndolos continuamente, a los que los navegantes portugueses llamaron “juegos malabares” o “malabarismo”, así este peculiar nombre llega a la península ibérica para referirse a lo que en el resto de Europa se denomina con palabras que comparten un mismo origen.

 

Los chinos y japoneses fueron los primeros en combinar acrobacia y malabarismo. Malabareaban con sus objetos locales, jarrones, teteras, porcelanas finas… Aún si sólo nos concentramos en los últimos dos siglos, en los hablamos de circo moderno, la enumeración de los accesorios que se han utilizado para el malabarismo sería fastidiosa y de todas formas incompleta. Se ha malabareado desde lo más ligero, como papel de liar, hasta lo más pesado como cilindros de cañón, y siempre con los objetos propios de la época. Aunque a partir de 1900 comenzaron a comercializarse en el mundo occidental unos objetos específicamente diseñados para malabarear: Las clavas.

 

ANTIPODISMO

“Los juegos malabares con los pies constituyen otro de los números de equilibrismo de origen muy antiguo que todavía se practican. Wu Zimu, un escritor de la dinastía Song [960 – 1279], describe los malabarismos con botellas, platos, urnas e incluso relojes que los artistas realizaban con los pies."

Pero no solamente los chinos tienen una vieja tradición de antipodismo, también se practicaba en el México precolombino, era un juego ritual llamado Xocuahpatollin, y aún en nuestros días hay comunidades en mexicanas donde el antipodismo se practica de forma tradicional. El Investigador Julio Revolledo ha dicho que esta práctica ritual ha sido una gran aportación de México al circo del mundo.

 

CLAVAS

Las clavas se impusieron en el malabarismo a fines del S XIX, pero al comienzo se usaban más para manipulación, un personaje que resalta como uno de los primeros en desarrollar el malabar de lanzamiento con clavas es Morris Cronin.

 

Para 1900 las clavas se habían popularizado bastante, aún había muchos que usaban raquetas de tennis o banjos, pero estos aparatos diseñados específicamente para malabarear ya estaban incluso a la venta, en el catálogo de Edward Van Wyck’s (una de sus clavas en la imagen del menú para esta sección de malabarismo), tal vez el primero en fabricar clavas comercialmente, de 1900 se incluían también las “Electric Clubs”, probablemente las mismas clavas con luz que en 1897 patentara Morris Cronin.

 

Las primeras clavas huecas de plástico que se comercializaron eran parte de un set de malabarismo para niños que se fabricaba en Nueva York a finales de los 1950’s. Dos décadas más adelante comenzaron a venderse clavas plásticas para uso profesional.

 

CONTACT

El Contact se ha formado con la mixtura de diversas técnicas que se han realizado por siglos, como equilibrar una esfera, manipularla con el cuerpo(body rolling), hacerla girar sobre su propio eje (spinning) o sobre las manos (palm spinning), así como la manipulación de una esfera dentro del ilusionismo[Un bello ejemplo es el mago británico Cardini (Richard Valentine Pitchford, 1895 – 1973) quien manipulaba una bola de billar creando ilusiones de ingravidez y desaparición]

 

Las esferas medicinales chinas (bolas de Baoding) resultan sin lugar a dudas un antecedente directo del “palm spinning”, si bien no sabemos cuándo surgieron, es un dato conocido que éstas comenzaron a producirse masivamente durante la Dinastía Ming (1368 – 1644).

 

En el siglo XIX llegaron a Europa malabaristas orientales que manipulaban esferas con su cuerpo, de modo que los malabaristas europeos rápidamente incluyeron ésta técnica en sus repertorios, incluyendo nuevas variantes y enriqueciendo la técnica.

Un bello ejemplo es el alemán Paul Cinquevalli, quien llegó a ser llamado “La Mesa de Billa Humana” a finales del siglo XIX, que dentro de su acto de malabarismo “jugaba billar sobre su espalda” manipulando las pelotas de billar con su espalda para hacerlas entrar en las “buchacas” que tenía su traje (The Strand Magazine, 1897, Reino Unido).Más adelante brilló el italiano Enrico Rastelli, en los años 20´s del siglo pasado, también usando y desarrolando técnicas de equilibrio y manipulación de pelotas que más adelante darían lugar al Malabarismo de Contacto. Lo mismo podemos del alemán Francis Brunn (1922 – 2014), así como del gran malabarista mexicano Rudy Cárdenas (1926 – ).

 

Durante los años 1970’s y 80’s distintos malabaristas profundizaron más en estas técnicas y las fueron mezclando, Tony Duncan creó un acto de malabarismo de contacto en esos años. Pero fue Michael Moschen quien haría el aporte decisivo para el desarrollo de esta disciplina, cuando en 1985 creo su rutina “Light”, fue el primero en hacer un acto de malabarismo de contacto (él lo llamaba Manipulación Dinámica) utilizando esferas transparentes (“Crystal balls”); posteriormente su aparición en la película “Labrynth” (Dentro del laberinto, 1986) con David Bowie fue una catapulta en la populazación de este tipo de malabarismo.

 

El nombre “Contact Juggling” lo acuñó en 1990 John P. Miller (alias James Ernest) cuando publicó su libro Contact Juggling, donde explica las técnicas básicas de esta disciplina.

 

Hoy en día hay cada vez más gente haciéndolo, muchos malabaristas desarrollando la técnica y se extiende la fabricación de pelotas especiales para malabarismo de contacto, a tal punto que la empresa de ventas por televisión Zoom TV Products, sacó a la venta en 2010 la Fushigi Magic Gravity Ball, que por $20 dólares incluye un DVD para que aprendas a usarla, con la promesa de que en unos minutos dominarás el malabarismo de contacto: “una forma oscura del arte” (www.prweb.com/releases/2010/06/prweb4155454.htm)

Moung Toon, The Marvellous Burmese Juggler. The amazing part of Moung’s show was that he never touched with his hands the things which he juggled. He used glass balls and balls made of strips of cane. These he would pick up from the floor with his prehensile toes and balance upon his instep. A jerk, and the ball was upon his knee; another and it was on his shoulder. Then he would place a second ball on his other shoulder in the same way. By a quick movement of his body, the juggler would next cause the balls to rise in the air and fall behind his back; but before they could reach the ground, he had knelt down and received them on the backs of his knee joints.

 

[Illustration and text from The Strand Magazine (1897). After a photo by F. Cooper, Marseilles.]

-

Extraído del libro Juggling – its history and greatest performers de Francisco Alvarez:

 

HOOPS

El antecedente directo de las manipulaciones de aros como acto de malabarismo en el circo es, seguramente, el juego del aro y el palo.El juego del aro y el palo es un viejo juego infantil que antaño fuera popular, consistente hacer avanzar por el suelo un aro (usualmente de madera o de metal) con la ayuda de un palito o un gancho. Este tipo de juego tiene antecedentes antiguos en África y en América, en Asia se remontan hasta la antigua China y en Europa a la antigua Grecia. Los aros se han usado como entretenimiento, deporte o ritual en muchas culturas y tiempos, establecer un solo origen como antecedente sería cerrarse a la evidencia.

William Everhart (1868, EEUU), un gran malabarista de fines del XIX y comienzos del siglo XX, es considerado el padre de los malabares y las manipulaciones con aros. Utilizaba los aros de madera de las ruedas de las bicicletas para realizar su acto (imagen 2).

 

Ya pasada la mitad del siglo pasado, en esta misma disciplina destacó Bob Bramson, nacido en Berlín en1933 y a quien las manipulaciones de aros le venían de familia, tuvo una larga y prolífica carrera. Aquí podemos ver un video su acto en 1993, a los 60 años, tres años antes de retirarse.

HULA-HOOPS

Los primeros aros de plástico fueros fabricados en EEUU en 1958, hasta entonces se fabricaban principalmente de madera pero al hacerlos plásticos los convirtieron en un juguete que se popularizó inmediatamente ¡En los primeros dos años se vendieron más de 100 millores! Aunque la gran moda sólo duró un par de décadas, estos aros de plástico se incorporaron al mundo circense casi inmediatamente, los chinos y los rusos comenzaron a producir actos en los que manipulaban muchos hulas simultáneamente.

 

El siglo XIX vio el renacer de los hula-hoops, comenzaron a crearse plataformas de encuentro e intercambio a través de Internet, y se generó un movimiento internacional que llevó los hulas más allá de un juego infantil o una disciplina artístico-deportiva convirtiéndolo en una moda masiva nuevamente.

 

Hoy en día se fabrican hula-hoops con tecnología led, programables con un ordenador, que ofrecen una increíble gama de efectos especiales. En la otra mano, se han vuelto a manipular estos nuevos aros como se hacía a comienzos del siglo XX, la hermosa Alexandra Savina (ver video en YouTube) es un perfecto ejemplo, mientras que Marianna de Sanctis (ver video en YouTube) tiene una experimentación original y novedosa con los hula-hoops.

 

MALAMBO

Acto de boleadoras en “Saltimbanco” de Cirque Du Soleil.
(http://es.cirquedusoleil.wikia.com/wiki/Boleadoras)

El Malambo, es un acto de circo conocido también como “Gauchos” o “Boleadoras argentinas” a largo del mundo; pero en Argentina no es un acto circense, sino una danza tradicional, parte del folclore nacional.

 

La conquista, el mestizaje y la introducción del ganado en las pampas argentinas dio lugar al surgimiento de los Gauchos, la gente del campo; mestizos y criollos que desarrollarían una cultura propia, ligada al campo y combinando las raíces indígenas con con las europeas. Una cultura que sería muy marginada durante la colonia, y aún durante algún tiempo después, hasta que resultara revalorizada como un rasgo de identidad nacional.

 

El circo jugó un papel importante en este proceso. En 1886, los Hermanos Podestá abrieron su circo, uno en el que después de los actos propiamente circenses se representaban obras teatrales de motivación gauchesca. Este circo se conoció como “de segunda parte” o Circo Criollo, y tuvo mucho éxito en Argentina hasta bien entrado el siglo XX, propagando la temática del campo, con los problemas de los gauchos y su folclore musical.

Sobre las boleadoreas específicamente, hay que decir que eran un arma de los pobladores originarios locales, desde antes de la llegada de los conquitadores europeos, las usaban tanto para guerrear como para cazar, y los gauchos inmediatemente las adoptaron, adaptándolas a sus necesidades y a los nuevos materiales con los que contaban.

Av. Hidalgo No. 195, Tlalpan, Unidad Habitacional Fuentes Brotantes, San Andrés Totoltepec, 14410  

CDMX  México

DOKUCIRCO

Centro Mexicano de Documentación Circense

Coordinación:

Andrea Torres | Andrea Peláez | Rodrigo Hernández